DIARIO DE UN TRIGLOBERO

miércoles, 28 de abril de 2010

Marathon btt de Rota




Vaya valor tuve de inscribirme en esta prueba para hacerla con Sergio en el tandem btt que tiene. La idea no me apetecia demasiado debido a que no era yo el que llevaría el control sino él. En un tandem el que va detrás (yo en este caso) tan solo pedalea, el que va adelante dirige y frena, y en este último punto mi cuñao es de los que no frena ni p'atras.

La semana anterior a la prueba me lesioné la fascia lata con la prensa en el gimnasio y lo rematé con la salida en la bici el fin de semana hasta Gibalbín, por esto me pegué toda la semana siguiente sin hacer nada de piernas en el gimnasio, ni correr ni bici ni máquinas ni ná de ná. Aún asi no las tenia todas conmigo y no sabia la respuesta que tendría de la pierna.

La noche anterior al evento cayeron chuzos de punta en Rota, asi que los carriles me imaginé que estarian de pena y la prueba de 80 kms se iba a poner mucho mas dura como asi sería. Me recogió Sergio en casa y desde alli para Rota con paradita en la Venta El Cepo para cargar de energía el cuerpo con un café y un mollete con jamón ibérico.

Llegamos a Rota sacamos el tandem y fui a por los dorsales. Probamos el tandem que yo no me montaba desde el verano y advertí a Sergio de que no me hiciera pasarlas putas en todos los sentidos: ritmo y giros. Se dió la salida "neutralizada" por el pueblo y lo pongo entre comillas porque el personal iba a 32 kms /h (la culpa la tenia el coche que abria paso) y entramos en los carriles. El recorrido discurria por terreno bastante llano con pequeñas lomas, una superficie perfecta para el tandem. Comenzamos a adelantar participantes uno tras otro hasta que a los 20 kms aproximadamente llegó el primer tramo embarrado, bajarse de la bici como todos los demas y a cargar la bici, esta operación se repetiria varias veces a lo largo de la carrera. Debido al barro tuvimos un inconveniente técnico: el plato no cambiaba, asi que tuvimos que disputar la prueba con plato grande y jugando con los piñones. Fueron algunos los pinchazos que vimos por el camino y gente "rajando" por culpa del barro bicicletas de mucha pasta rompiendo cambios.

Asi transcurrió la prueba, zonas buenas, zonas con barro, zonas impracticables que obligaban de desmontar y el cielo negro a punto de romper a llover. Finalmente en uno de los avituallamientos decidimos abandonar porque no nos apetecia nuevamente pasar por los tramos embarrados con la bici a cuesta. El resultado final fueron de 52 kms en las patas. Pertinente paso por el Elefante Azul a quitar barro a la bici y a nosotros mismos y para Jerez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario