DIARIO DE UN TRIGLOBERO

martes, 27 de abril de 2010

Primer Duatlon y Triatlon Indoor

En diciembre participé en el Duatlon Pirata de Rota, la prueba constaba de un recorrido a pié de 5 kms, uno en BTT de unos 20 kms y finalizaba con 2 kms mas de carrera a pié. Bastante ilusionado afronté la prueba pero sin muchas garantias basicamente porque aún tenia jodida la pierna derecha con el problema de la cintilla. Corrí el primer sector sin mayores dificultades pero llegando de los últimos, el sector BTT comenzó muy bien hasta que... a los 12 kms me fui al suelo debido a dos factores: uno llevaba ruedas de carretera y segundo la presión era de .. ¡8 bares! se me olvidó vaciar un poco las ruedas antes de empezar la prueba y la consecuencia fue que al tropezar con una piedra no muy grande , la rueda en vez de absorber el impacto lo que hizo fué rebotar con fuerza perdiendo el equilibrio. El tortazo fue de campeonato y caí de boca sufriendo un fuerte golpe en la barbilla (pensé que me la habia roto) hombro y cadera. Un participante que me seguia paró a ayudarme y me dijo que el cambio estaba roto lo que suponía el fin de la carrera. No presté mucha atención porque estaba "grogui" del fuerte golpe (fisuré el casco) y comencé a empujar la bici hacia el camino de vuelta. A los pocos metros observé que el cambio no estaba roto sino que tan solo estaba la cadena fuera, conseguí ponerla y pude continuar la carrera hasta la siguiente y última transición, corrí los últimos kilómetros y finalicé la prueba completamente magullado.

Una semana mas tarde tuvo lugar el Triatlon Indoor del Spa Club Jerez organizado por mi cuñado. Sin una participación amplia creo que no fuimos mas de 10, pude quedar 4º siendo el sector de natación la que me costó mas.

En el dique seco.

Noviembre y diciembre los pasé en el dique seco sin poder correr y sin parar de pensar en el motivo y la posible solución que pasó por una visita a un podólogo en el Puerto de Santa María y la firme decisión de no retomar el running hasta que no hubiera desaparecido la lesión. En noviembre me hice unas plantillas especiales para mi pisada que no me han servido de mucho como ya explicaré. La carrera de la Fruta me fue imposible correrla y eso que tenia muchas ganas, pero habia que curarse, estaba aprendiendo a contenerme.

Fogueando: carreras populares


A mi debut con la carrera Rotaria de Cádiz, siguieron durante el mes de octubre la Carrera Nocturna pro Alzehimer de San Fernando de 8 kms (en la foto con camiseta roja y número 6), mi primer 10k con el Cross Urbano de Rota y la I Carrera Garvey en Jerez también 10k que fue la última que corrí en el 2009 ya que una nueva lesión se estaba cociendo: la cintilla isotibial o tensor de la fascia lata. En todas estas carreras fui mejorando mis tiempos con pasos por km de 6,20 min. que hice en Cádiz hasta los 5,23 de la carrera de Garvey, la mejoría era evidente y estaba entrenando la carrera muy a menudo con recorridos de una hora por Jerez pero el dichoso Síndrome de la Cintilla me paró en seco. No podia correr mas de 10 minutos sin que empezaran los dolores imposibilitantes

La primera carrera. Cádiz .

La carrera Rotaria de Cádiz en septiembre, fue la primera carrera en la que decidí participar. Era una carrera por la playa de la Victoria desde el Hotel Meliá la Caleta hasta el Ventorrillo el Chato y volver, unos 7,4 kms que corrí en compañia de mi hermano Alvaro ex-triatleta y deportista nato. Mi unico objetivo era acabarla y no ser el último. La carrera fue para mi super dura posiblemente por mi falta de preparación en estas lides. Yendo dirección San Fernando pasé un calor de narices con el sol de cara, pero la vuelta fue fresquita gracias al viento de poniente. Me sentí atleta y flipé cuando recibí mi camiseta y bolsa por haber participado ¡Quién lo hubiera imaginado! ni yo mismo. Ya estaba pensando donde correria la próxima carrera.

La Campiña en BTT

Dicho y hecho, llego a Jerez y encargo una BTT en una tienda de un amigo de mi cuñado: Francis Bikes, concretamente una Specialized Sport, la BTT mas vendida del mundo según me informó Francis y con la mejor relación calidad precio. Para mi mas que suficiente.

Mi primera salida fue con unos amigos de mi cuñado Lole y salimos por la via de servicio de la autovia a Sevilla hasta el cruce del aeropuerto y desde ahí carrileando hasta volver a Jerez, no creo que fueran mas de 20 kms pero sirvieron para comprobar que mi habilidad en terrenos fuera de asfalto era mínima. Después de esta experiencia de rodar por la campiña jerezana ideé una ruta que transcurria desde Guadabajaque a la subida de la Cuesta del Chorizo pasaba por Ochavico viña de mi buen amigo Carlos, llegaba hasta el Penal del Puerto, concretamente hasta la Venta el Cepo, desde ahí cruzaba la carretera de Rota hasta las Tablillas viña de mi amigo Alfonso, desde ahí cruzaba Pineda y salia a la via de servicio de la carretera de Sanlucar, las Tablas, Barriada Polila, subida a Vistahermosa, bajada a la carretera del Calvario y finalmente a casa, un recorrido de unos 40 kms que fui modificando incluyendo subida al AquaSherry, Las Beatillas, Casino Bahia de Cádiz, lagunas de Terry y nuevamente el Penal del Puerto.

Al principio subir la cuesta de Chorizo me costaba sudor y sangre pero con el tiempo se hizo muchisimo mas fácil. Con este planteamiento de ciclista BTT pasé el mes de agosto y septiembre saliendo casi a diario todas las tardes.

Llegó el verano. Descubro la bici de montaña

LLega el verano y nos trasladamos el mes de julio a la casa de la Barrosa en Chiclana de la Frontera. Sin poder acudir al gimnasio intento volcarme con el running, pero como he comentado la periostitis me tenia aburrido y como reseñable tan solo un dia corriendo desde casa hasta Sancti Petri y volver, una hora sobre un recorrido de unos 9 kms. Algo habia que hacer y está claro que el running era casi prohibitivo como estaba. Mi cuñado Sergio guarda en un cuartito de la casa varias bicicletas: una de carretera que fue su primera bici "en serio" un tandem Mountain Bike de la marca Cannondale y una BTT Orbea, me decido coger la BTT y mi primera toma de contacto desde años sin montarme en bici fue de ... casi me la pego, hasta Esther mi mujer pasó miedo cuando me vió montarme con una inseguridad absoluta. Pero esto es lo que hay, si quiero avanzar en mi condición física necesitaba un ejercicio aeróbico y la bici era el remedio que estaba buscando, comencé a salir desde casa hasta Cabo Roche un recorrido de unos 60 minutos ida y vuelta, y que seguí ampliando hasta Conil y el Palmar. Cada vez con mayor confianza en la bicicleta decidí que cuando llegara a Jerez me compraria una.

Corriendo en Chapín. Primeras lesiones

A finales de mayo comprobando mi evoluciónen la cinta de correr, decido saltar a la calle para probarme al aire libre y decido elegir la pradera hípica de Chapín que con una cuerda de unos 900 metros de hierba es posiblemente la mejor superficie para entrenar en Jerez y además con el añadido de la gran cantidad de gente que acude de forma diaria tanto a correr como Filípides como a jugar al fútbol, practicar kárate, rugby incluso a ensayar bandas de música, de lo mas variado para correr entretenido. Corriendo habia gente de lo mas variado pero para mi lo mas sorprendente eran los grupitos de cincuentones que me pasaban hablando sin entrecortar la voz mientras yo iba con la lengua fuera.

Empiezo a correr no más de 30 minutos que fui ampliando a 40 hasta que apareció la primera de una ristra de lesiones que me perseguiran durante meses. Me estrené con periostitis, inflamación del Periostio que es una membrana fibrovascular que rodea la tibia y que te incapacita para correr por el dolor que produce. Creo que la periostitis fue debido a una suma de circunstacias, demasiado peso + corredor novato + sobreentrenamiento. La lesión me incapacitaba para correr mas allá de dos dias a la semana, era desesperante, mi capacidad aeróbica mejoraba pero mis piernas no iban a la par. ¡Vaya leche!

Ejercicio cardiovascular por un tubo

El gimnasio de mi cuñao es de lo mas moderno, cada uno de los usuarios disponemos de una tarjeta con microchip que tiene cargado el programa de entrenamiento personalizado, llegas te colocas el pulsómetro, introduces la tarjeta en el ordenador y el aparatito te dice el "menú" del dia. 1º Elíptica, 2º cinta de correr, 3º bicicleta, 4º subir escaleras ... en función del nivel de cada uno el sistema otorga unos niveles mínimos y máximos de pulsaciones dentro de los cuales se debe trabajar, si los superas, la máquina regula la intensidad (velocidad, fuerza) para que vuelvas a los niveles adecuados, esto garantiza que no te pegues un buen susto con un entrenamiento mas fuerte de lo debido con las consecuencias que pudiera acarrear.

Pues en esas me vi durante 2 meses y medio concretamente desde mediados de marzo de 2009 hasta finales de mayo de ese mismo año. La evolución era cada vez mas evidente y sobre todo en la cinta de correr donde ya al menos aguantaba 20 minutos con esfuerzo pero llegaba a completar el entrenamiento. En estos dos meses conseguí bajar de los 91,5 kgs a aproximadamente 87 sin esmerarme en la alimentación, pero aún habia dias que tomaba Enalapril para tener la tensión a raya, no me faltaba la pastillita ni en casa ni en mi mesa de despacho.

Me llevé algunos chascos cuando creyendo que mi mejoria de la condición física estaba ya en números positivos, llegaba a casa me tomaba la tensión y ¡toma! otra vez la mínima en 9 o 10,
desesperante y eso que ya habia eliminado el café, las comidas picantes y cualquier otra cosa que pudiera darme algunos sustos con la dichosa tensión.

En el gimnasio de mi cuñao

Dicho y hecho, esa misma tarde me apunté al gimnasio que lleva mi cuñao Sergio en el Spa Club Jerez, triatleta de pro, incansable y jartible del deporte hasta el aburrimiento. Sergio flipaba pero ahí estaba el tio. El test deportivo que realicé fue lamentable, tensión alta, sobrepeso 91,5 kgs y con solo 3 minutos en la cinta, las "asaduras" se me salian por la boca. A la par me hice una prueba de esfuerzo deportivo que descartara cualquier posibilidad de problema cardiovascular, resultado; ningún problema para practicar deporte de forma moderada y asi empecé, me tomé como una obligación diaria tras salir de la oficina acudir puntualmente a las siete de la tarde al gimnasio del Spa de lunes a jueves, los viernes tarde los dedicaría a Antoñito mi hijo pequeño y a mi mujer.