DIARIO DE UN TRIGLOBERO

miércoles, 28 de abril de 2010

La post-media

Quince minutos después de finalizar la carrera, me dirigí a la sala de fisios que tiene el estadio Chapín y alli dos preciosas fisios me quitaron las contracturas a base de masajear, romper fibras y poner hielo, vi las estrellas pero creo que fue providencial. La mañana del lunes cuando me levanté por poco me caigo del dolor en cuadriceps y gemelos, el grado de agujetas era tan grande que puedo decir que rozaba lo invalidante. Decidí ir a la oficina andando con la esperanza de calentar la musculatura, pero no sirvió para nada. Ibuprofeno y sesión de pileta de agua fria en el Spa fue el único alivio que conseguí. El martes 48 horas tras la prueba, las agujetas seguian al mismo nivel, imposibilitandome incluso bajar las escaleras de casa asi que acudí al gimnasio por la tarde a correr 20 minutos suaves en cinta y hacer estiramientos, creo que esto si fue mas adecuado es el llamado "descanso activo" y que facilita además la sobrecompensación.

El miércoles, los dolores casi han desaparecido y he aprovechado para tener sesión de gimnasio con algo de elíptica, fuerza (pectorales y triceps) 15 minutos de estiramientos y 40 largos de natación, suficiente para el tercer dia.

El jueves he intentado salir a correr a trote pero he tenido que parar al kilómetro y volver a casa, la rigidez de las piernas eran terribles, duras como piedras, he llamado al fisio y mañana tengo sesión de descarga

A por la Media Marathon











Me inscribí en la XVIII Media Marathon de Jerez como el que escucha llover, sin convicción de llegar incluso a presentarme en la linea de salida, y hasta 4 dias antes no decidí hacerla. Por culpa de la lesión que arrastraba de la fascia lata no habia podido correr desde hacia al menos 4 semanas, tan solo algo en la cinta. Aeróbicamente me encontraba fino gracias a la bicicleta y la natación y las piernas fuertes por la musculación pero sin entrenar la carrera a pie. Cinco dias antes de la prueba corrí 30 minutos en cinta para ver que tal y la verdad es que fue bien, ni una sola molestia. Un conocido del gimnasio y corredor aficionado fue el que me animó, - oye Antonio, yo de ti correría y en función de las sensaciones seguiría o me saldría de la prueba en el kilómetro que fuera - Llevaba razón, aqui nadie te obliga a terminar una prueba. La noche antes de la carrera estaba nervioso como si fuera a hacer un examen, con dudas sobre la propia distancia, 21 kms con 95 metros no es "pecata minuta" , como respondería mi cuerpo, ¿llegaré el último? ¿desfalleceré? y mil preguntas mas. Con esas me presenté a la carrera con la camiseta del grupo de corredores amigos de Daniel Bohórquez, me puse vaselina en el pecho para evitar problemas de rozamientos, me hidraté y listo para la salida.



Las primeras sensaciones fueron muy buenas, incluso me frené ya que quería ser precavido que la carrera es muy larga, los primeros 10 k los hice en 53 minutos ¡muy bien, un poquito por encima de mi ritmo del 10.000! y las pulsaciones oscilaban entre las 155 y 169 algo por encima de lo que me hubiera gustado pero con margen sobre mis pulsaciones máximas de 180. Mi hermano Alvaro me lo fui encontrando a lo largo del recorrido interesándose por mi estado y montándome un reportaje fotográfico. En el km 11 mas o menos vi a mi madre que habia acudido a animarme y en el 12 compartí carrera con un corredor de Sevilla hasta el km 16. Aproveché cada uno de los avituallamientos para hidratarme con agua y Gatorade que la organización ofrecía. En el km 17 empecé a notar ya la fatiga muscular y reduje la zancada pero no el ritmo y en el 18 hormigueo en las manos, síntoma de principio de deshidratación. Del 18 al 20 fueron los kms mas duros pero animaba el ver cerca el Estadio Chapín. A las puertas del estadio ya vi nuevamente a mi hermano a mi mujer Esther con mi niña Guadalupe.. parada, besito y a seguir corriendo para entrar en el Estadio. Entré en meta brazos en alto y con un tiempo oficial de 2 horas 3 minutos y 57 segundos. No pude ser sub-doshoras pero lo importante es que habia completado mi primera media marathon.
En este enlace a Garmin están todos los detalles de la carrera recogidos en el pulsómetro
Media Maraton Jerez 2010 by amariscal at Garmin Connect


Marathon btt de Rota




Vaya valor tuve de inscribirme en esta prueba para hacerla con Sergio en el tandem btt que tiene. La idea no me apetecia demasiado debido a que no era yo el que llevaría el control sino él. En un tandem el que va detrás (yo en este caso) tan solo pedalea, el que va adelante dirige y frena, y en este último punto mi cuñao es de los que no frena ni p'atras.

La semana anterior a la prueba me lesioné la fascia lata con la prensa en el gimnasio y lo rematé con la salida en la bici el fin de semana hasta Gibalbín, por esto me pegué toda la semana siguiente sin hacer nada de piernas en el gimnasio, ni correr ni bici ni máquinas ni ná de ná. Aún asi no las tenia todas conmigo y no sabia la respuesta que tendría de la pierna.

La noche anterior al evento cayeron chuzos de punta en Rota, asi que los carriles me imaginé que estarian de pena y la prueba de 80 kms se iba a poner mucho mas dura como asi sería. Me recogió Sergio en casa y desde alli para Rota con paradita en la Venta El Cepo para cargar de energía el cuerpo con un café y un mollete con jamón ibérico.

Llegamos a Rota sacamos el tandem y fui a por los dorsales. Probamos el tandem que yo no me montaba desde el verano y advertí a Sergio de que no me hiciera pasarlas putas en todos los sentidos: ritmo y giros. Se dió la salida "neutralizada" por el pueblo y lo pongo entre comillas porque el personal iba a 32 kms /h (la culpa la tenia el coche que abria paso) y entramos en los carriles. El recorrido discurria por terreno bastante llano con pequeñas lomas, una superficie perfecta para el tandem. Comenzamos a adelantar participantes uno tras otro hasta que a los 20 kms aproximadamente llegó el primer tramo embarrado, bajarse de la bici como todos los demas y a cargar la bici, esta operación se repetiria varias veces a lo largo de la carrera. Debido al barro tuvimos un inconveniente técnico: el plato no cambiaba, asi que tuvimos que disputar la prueba con plato grande y jugando con los piñones. Fueron algunos los pinchazos que vimos por el camino y gente "rajando" por culpa del barro bicicletas de mucha pasta rompiendo cambios.

Asi transcurrió la prueba, zonas buenas, zonas con barro, zonas impracticables que obligaban de desmontar y el cielo negro a punto de romper a llover. Finalmente en uno de los avituallamientos decidimos abandonar porque no nos apetecia nuevamente pasar por los tramos embarrados con la bici a cuesta. El resultado final fueron de 52 kms en las patas. Pertinente paso por el Elefante Azul a quitar barro a la bici y a nosotros mismos y para Jerez.

Escapada a la sierra: subida al Boyar



En los meses de enero, febrero y marzo, fueron continuas las salidas en bici de carretera siempre que el tiempo lo permitió, siendo siempre los recorridos los mismos, Jerez - Trebujena - Jerez, la vuelta de las moras ( Jerez - Guadalcacin - Nueva Jarilla - Estella del Marqués), Jerez - Arcos - Jerez, Jerez - Trebujena - Lebrija - El Cuervo - Jerez, asi sumando kilómetros en las piernas y ganando confianza en la bici, los recorridos desde 50 a 75 kms por salida.

La semana anterior a Semana Santa decidí intentar la subida al puerto del Boyar, Sergio se ofreció a acompañarme y a las 8 de la mañana estabamos montados en el coche camino de El Bosque, con parada en Mesa Jardín para tomar un buen desayuno. Llegamos a El Bosque sacamos las bicis y "p'arriba" el primer tramo hasta Benamahoma es en subida para luego bajar al pueblo, hasta aquí todo correcto, lo dificil viene a continuación en la primera curva de herradura a la salida del pueblo, aqui ya la cosa se pone fea y sin posibilidad de respiro. Tras llegar al área recreativa Sergio tira con mas fuerza y me quedo atras, ya no lo veré hasta la cumbre del puerto. Las pulsaciones las tuve todo el tiempo entre 160 y 170 en función de la dureza del perfil. Pocos coches nos cruzamos por el camino y ningún ciclista hasta arriba. Finalmente y ya con todo metido (plato pequeño y piñón grande) coroné el puerto en 1 hora y 14 minutos. Ahora para mi vendria lo mas dificil : bajar, le tenia pánico y no dejé que en ningún momento la bici fuera a mas de 35 km/h, llegué abajo con un dolor enorme en el antebrazo debido a la fuerza sobre los frenos.

Sergio hizo el siguiente comentario: - cuñao para subir puedes ir con un pelotón... pero para bajar... ¡vaya mojón que eres! - Bueno habrá que aprender a bajar rápido sin ir a tumba abierta

Año nuevo deporte nuevo: la natación


A comienzos de año y aprovechando que por el mismo precio el Spa Club Jerez ofrecia tambien el uso de la piscina, comencé a nadar tras la correspondiente sesión diaria de gimnasio. Los primeros dias nadando a estilo libre fueron mortales, al sexto largo no podia mas, los brazos me pesaban como piedras y creo que mi técnica necesitaba bastante depuración, no nadaba desde que tenia 10 - 11 años cuando entrenaba en el equipo de waterpolo del Club Nazaret.


Me propuse como objetivo nadar cada dia mas que el dia anterior a la vez que intentaba concentrarme en la técnica. Las lecciones de Mr. Smooth en Internet me ayudaron bastante. 24 largos, 30 largos, 35, 40, 50 hasta los 100 largos los dias que no hacia fuerza en el gimnasio. Mi técnica ha mejorado ya no jadeo en los descansos pero aún queda mucho trabajo para mejorar la velocidad.

A mediados de abril me llegó el traje de neopreno para las competiciones de tri, un Orca modelo S2 que compré en Wiggle.co.uk, las sensaciones probandolo en piscina han sido buenas, no he tenido problemas de roce y la flotabilidad y movilidad son fabulosas, estoy deseando probalo en aguas abiertas.

Manejando la "espada"

Sergio quedó en venir a casa a las 8 de la mañana de un frio dia de enero, ¡la leche es de noche! es lo que pensé, pero ahí llegó, puntual. Salimos de casa dirección carretera de Trebujena, era la primera vez en mi vida que me montaba en una "bici de carreras" iba haciendo equilibrios para no caerme, la posición del cuerpo, el grosor de las ruedas, la rigidez del cuadro, todo era extraño para mi, el sillín famoso de los 170 grs, pensé que aquello no era para mi. Sergio me pegaba voces: ¡Cuñao dale! a lo que yo respondia... ¡picha que me caigo! asi fuimos hasta la via de servicio de la autovia a Sanlucar. Llegado a ese punto, mi cuñado se marchó ya que tenia que dar una clase de Bike Control en el Spa a las 10 de la mañana. Me quedé solo y decidí tirar para casa completamente acojonado ya que la bici me llevaba a mi, que mal lo pasé.

La carrera a pié intenté retomarla el dia de Año Nuevo en la Barrosa pero tuve que dejarlo a los 15 minutos, otra vez las molestias en la rodilla derecha. Decido dejarlo para más adelante.

La bici de carretera


A principios de diciembre mi cuñado Sergio me dice: - Quillo, yo creo que con las piezas que tengo en casa podria montarte una bici de carretera, tan solo búscate un cuadro - Con estas indicaciones comencé a buscar un cuadro con las tres "bes" bueno, bonito y barato y di con un cuadro de carbono en Hong Kong a través de ebay, con muy buena pinta, 1 kg de peso de mi talla ( 51 ) y por tan solo 186 € portes incluidos y con un click la compré. El mencionado cuadro me llegó en menos de una semana para mi sorpresa, y tal como lo recibí, se lo llevé a Sergio. Ahora debia de buscar aquellos elementos que Sergio no tenía: La maneta izquierda Shimano 105 en Wiggle.co.uk la derecha Shimano Ultegra y en Ebay, el sillín, tija, desviador delantero, pedales, plato y frenos en la tienda de un amigo de mi cuñado y el resto, potencia, manillar, ruedas, horquilla eran de Sergio pero en perfecto estado, con esto la bici ya estaba montada a primeros de año, ya tan solo quedaba probarla...