DIARIO DE UN TRIGLOBERO

miércoles, 26 de enero de 2011

Corriendo hasta volar

Hace ya dos semanas que yo mismo me prometí no salir a correr hasta que no tuviera molestia muscular alguna, durante este tiempo he seguìdo trabajando la capacidad aeróbica con la bici de carretera y la eliptica, la flexibilidad con el yoga, y el trabajo de fuerza con pesas. Hoy he salido a correr, han pasado cuatro dias desde que salí por última vez a trotar por mis "Jerelez"  sumando con ésta tan solo cuatro salidas para 31 kms  en lo que llevamos de enero, pero con la carrera a pie he decidido aplicar mentalidad alemana a rajatabla y solo correr cuando me encuentre en perfecto estado,  sin planes a cumplir y sin el famoso "hoy toca..."  y creo que estoy acertando, en la tarde de hoy me he encontrado como hacia muchos meses no me sentia, las piernas sueltas alargando zancada, apretando y aflojando ritmo cuando he querido no cuando el cuerpo me ha obligado que era lo habitual durante meses de mucha carga, he mantenido tramos a ritmo vivo por debajo de 5 perfectamente, algo que no lograba en mis rodajes y todo ello manteniendo el pulso. En total han sido 10 kms para llegar a casa con una sonrisa en la cara, ¡¡cuantas veces he llegado malhumorado por las  malas sensaciones !! La clave estoy comprobando que no es correr mas dias, sino correr los justos y necesarios, siempre descargado de piernas para disfrutar del entreno con mayúsculas y asimilar el trabajo realizado. La lesión pasada me va a servir para definir futuros entrenos y no repetir errores de sobreentrenamiento.

Correcaminos