DIARIO DE UN TRIGLOBERO

domingo, 29 de enero de 2012

La suerte de ser triatleta

Las lesiones está ahí y cuando a nuestro organismo le metemos un alto nivel de exigencia deportiva, con muchas horas de entrenamiento, con sesiones de calidad y sumándole competiciones de todo tipo, tenemos todos los ingredientes en la coctelera para tener una lesión. La edad tambien cuenta y en mi caso rondando ya las 42 primaveras (tiene cojones, 42 tacoosss),  un invitado cojonero que acude sin llamarlo pero que llega implacable nos coloca en nuestro sitio. Si, a mi me ha pasado y muuuchaas veces, el primer año deportivo fue criminal, con sobrecargas, contracturas dia si dia no, que si la cintilla que si el soleo que si ¿me harán falta plantillas? que si acortamiento del piramidal .... no abandoné porque Dios no quiso, pero era para aburrir al mas pintado. El segundo año la cosa fue a mejor pero llegó casi lo inevitable, otra lesión, en esta ocasión iquios de la pierna izquierda y que aparcó el sueño de la maratón. Este año las cosas iban viento en popa, finisher del Desafio, entrenando la carrera a pie en serio, con  entrenador y mejorando registros en todas las carreras, con ritmos en series que ni me imaginaba pero, pero, otra lesión me para en seco.

Con el panorama citado, las posibilidades de mantener la condición se reduciría sustancialmente si practicara un solo deporte, pero un solo deporte no es suficiente, soy triatleta y esto son palabras mayores, ser triatleta es ser un deportista afortunado. Ser triatleta es darle juego a la vida deportiva y cuando las casi irremediables lesiones llegan, nuestro deporte nos permite tirar de los ases guardados en la manga y meternos "chutes" de endorfinas a la vez que mantenemos la condición. El ciclismo o la natación con mucho menos impacto que la carrera a pie son nuestras armas secretas, cuando un corredor "pincha" le es difícil encontrar un sustitutivo, lo mismo le ocurre a un ciclista o a un nadador, pero nosotros, "los afortunados triatletas" nos reponemos metiéndole tralla a cualquiera de las tres disciplinas y esto es impagable.

Ahora me está tocando tirar de los ases o mas bien de los comodines y estoy nadando mas que un pescado pero no hay mal que por bien no venga, la natación el mas técnico de los deportes obliga a concentrarse en su ejecución, y las horas que le estoy echando no caerán en saco roto. ¡Que suerte he tenido al elegir este deporte!

5 comentarios:

  1. Una pena que otro año más no puedas correr la maratón de Sevilla. Desde luego que se te está resistiendo , pero tira de ases, comodines y de lo que haya que tirar. Lo importante es seguir activo y con la mente positiva.
    Un saludo y mucho ánimo!

    ResponderEliminar
  2. Cuando llegan las lesiones, lo más importante es tener una mente positiva y fuerza de voluntad para salir del pozo. en ese sentido se te ve de maravilla, dentro de poco estarás otra vez pisando fuerte con amplias zancadas. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Así me gusta mentalidad positiva si SR.

    ResponderEliminar
  4. Nuestro gran Talón de Aquiles, las lesiones. Irremediables cuando llevamos a nuestro cuerpo al limite durante un tiempo. te doy toda la razón, los triatletas sois muy afortunados por entrenar tres disciplinas y todas ellas bien bonitas y bien sacrificadas. de tener mas tiempo libre, seguro que seria triatleta, ahora me conformo con ser un modesto runner. Un saludo y que te mejores de esta nueva lesión

    ResponderEliminar
  5. Tienes razón en tu análisis, pero además tienes la fuerza moral para sacar el lado positivo a la situación y tomar la decisión en frío sin forzar más de la cuenta. Yo no sé si hubiera sido capaz, la verdad.

    ResponderEliminar