DIARIO DE UN TRIGLOBERO

lunes, 30 de abril de 2012

Como ser triatleta y que no te echen de casa.


Pensaba en escribir la típica entrada de como ha ido la semana de entrenos, la estrategia para el Triatlón de Lisboa, etc, etc, etc... pero se me ha venido a la cabeza todo la que he tenido que ir liando, reliando, adecuando, conciliando, buscando y todos los gerundios del mundo para entrenar para la prueba que este próximo fin de semana me va a dejar fundido con total seguridad.

Cuando leo en Facebook (que los sigo) a Alejandro Santamaría, a Eneko Llanos o  Gomez Noya los entrenamientos que estos súper atletas se marcan a diario bien sean por volumen, ritmos, potencia o lo que sea, no dejo de imaginar las horas y horas que esta gente puede dedicarle a este nuestro sacrificado deporte. Cuando además de esto compruebo el peso que tienen y la poca grasa que les queda en el cuerpo (nada)  y me miro a mi mismo, uno piensa en lo gordo que uno está, en el michelín que sobresale, en que mi ritmo de competición es un puro cochinero para estos tios y a saber que más, desmotivador, ¿no? la verdad es que si, pero si nos sentamos a reflexionar un poco en lo que es la vida del triatleta amateur y lo que supone para nosotros simples mortales ESTAR con mayúsculas en la linea de salida de un larga distancia a la espera del bocinazo, os puedo asegurar que los superhombres, los ironman de verdad somos nosotros, los triatletas "patatas", los que quedamos en los puestos de tres cifras.

Compaginar el "triatlón real" de mi amigo Selu (mujer, trabajo y niños) con las semanas de entrenamiento de  10 horas supone buscar dias de 25 horas, nadar después de comer con la digestión a medio hacer, salir a correr a las 6 de la mañana o 10 de la noche, entrenar mientras la family duerme la siesta o bien cuando encontramos el hueco entre el trabajo y el recoger a los niños del cole entre otras tribulaciones. Y que decir tiene los lógicos "disgustos" con la pareja porque según ella nuestro amor se llama Cannondale, Scott o Specialized.

El Sábado estaré en el agua a las 8.00 AM esperando el bocinazo para comenzar esa mezcla incomprensible para muchos de disfrute-sufrimiento de un triatlón de larga distancia pero yo, para mi mismo, sin que nadie me lo corrobore, me consideraré un superhombre, patata pero superhombre.

miércoles, 18 de abril de 2012

Sigo vivo! 17 dias para el Triatlón de Lisboa

A 17 dias del 1/2 Ironman de Lisboa, y tras mucho tiempo sin publicar una entrada en mi blog (onlinemente desaparecido) voy a hacer un resumen de lo acontecido en cuanto a mi entrenamiento hasta la fecha.

Decidí preparar la prueba con un plan de 9 semanas que ya relaté en anteriores posts. Las tres primeras semanas fueron redondas "clavando" los entrenos fijados pero a la 4ª semana y 1ª de descarga, una infección me dejó KO (acabé en Urgencias del hospital)  y durante una semana al completo no pude entrenar, todo esto  complicado con fiebre y antibióticos. Con posterioridad retomé los entrenos (aun tomando antibióticos) y la verdad no me re-encontré con malas sensaciones, de esto hace ya 3 semanas.

Por disciplinas, la natación me ha ido "de coña" realizando entrenos largos de 3.000 mts sin descanso muy bien. La capacidad de deslizamiento la he mejorado mucho concentrándome en la técnica y la velocidad también ha aumentado considerablemente, sin ser un tiburón, creo que puedo estar en medio del pelotón en el segmento.

La bici ha sido quizá mi mayor frustración, encontrar tiempo para entrenar  2- 3 hora de bici, a horas diurnas, sin que afecte al trabajo o la familia, y con unas condiciones meteorológicas medianamente favorables ha sido del todo complicado, lo que no he podido hacer en la carretera, lo he suplido con horas de ciclo indoor en el Activa y rodillo en casa. No me encuentro mal y algunos entrenos los he hecho a velocidad de crucero de 30 kms/h. La incógnita la tengo en este sector.

La carrera a pie la tengo muy bien con varios y buenos entrenos largos de hora y media y otros mas cortos a ritmos razonables. Aqui tengo la renta de mi preparación para la maratón. Ahora bien, tener una buena carrera a pie no sirve para nada en la larga distancia si te bajas de la bici fundido. Ya veremos si puedo aguantar el ritmo deseado.

La denominada por muchos "4ª disciplina" las transiciones, las he entrenado hasta ahora en 3 - 4 ocasiones y basicamente en la T2 (bici-carrera) una de ellas fue una transición larga con 70 kms a ritmo y 5 kms de carrera, fue duro ya que casi no recordaba el esfuerzo que supone pasar de una actividad cíclica concéntrica a la carrera a pie que es excentrica. Otras fueron cortas y en cinta de correr y fueron mucho mejor.

Solo me queda dos semanas y media de las que una de ellas (la última) será de descanso activo asi que debo ponerme las pilas para lo que queda y apurar algunos entrenos de calidad que seguro que el dia "D" lo agradeceré.