DIARIO DE UN TRIGLOBERO

viernes, 24 de agosto de 2012

Travesia a nado de Rota 2012

Esta vez tocó agua, agua pero que mucha agua. 

Con el hombro izquierdo tocado por dos puntos: manguito rotador e inserción del biceps en el hombro, y sin saber si seria capaz de acabar la 4ª gran prueba de la temporada de verano, la Travesía a Nado de Rota, me fuí con mi cuñado Sergio para la roteña playa de la Costilla. El recorrido planteado trazado desde Punta Candor hasta la llegada en la Costilla frente a Virgen del Mar. La distancia oficial a nadar 5 kms que la propia organización ya anunció que se ampliaria a 5.5 o 6 kms debido a un coeficiente de marea muy alto y que obligaba distanciarnos mas de la costa para evitar los corrales.

La concentración a las 8.00 am, vaselina en grandes cantidades en toda la zona del cuello para evitar las temidas rozaduras y enfundados en el neopreno salimos en un trenecito turístico todos los nadadores hasta Punta Candor al ritmo de la canción de Bob Esponja y ante la sorprendida mirada de los paseantes que observaban una imagen un tanto esperpéntica de un montón de tios de negro con gorritos y gafas de nadar saludando a todo lo que se movia.

Compañeros del Activa Club Triatlon Xerez


Llegamos a Punta Candor  y tras las preceptiva fotos y saludos, nos concentramos un grupito de tri-nadadores (Sergio, Quino, Luki, Ernesto) que decidimos salir juntos en grupeta para realizar la travesia. Las condiciones de mar aparentemente no malas, con cierta nieblina y viento del suroeste. Entre los participantes que oscilaban entre los 40 a 50, la mayoría vestía con neopreno y algunos otros pocos con pinta de nadadores puros y duros en bañador, a esto, otros que en sus manos llevaban aletas.

Con Fernando Toro


Se da la salida tras una breve explicación y con bastante tranquilidad vamos todos los participantes entrando en el agua, nada que ver con una salida triatlética. Los primeros mil metros son hasta una boya ubicada por la organización con un mar casi plato, mantenemos el grupo unido hasta este punto, mis sensaciones son buenas aunque una pequeña molestia me recuerda que sigo lesionado del hombro. Tras virar en la boya el mar se complica y la nieblina cae aún mas es quizá este punto donde se complica todo. El rumbo es completamente hacia mar abierto no sintiendo en ningún momento que vayamos paralelo a la costa, la travesía se rompe con los nadadores desperdigados y comienza a ser difícil definir la ubicación propia y de las boyas a seguir. Yo no me complico la vida y decido seguir a "pie juntillas" las indicaciones de Sergio y el rumbo que toma, me voy descolgando un poco de la grupeta de nadadores porque siento falta de fuerza en el brazo izquierdo, algún nadador que se nos pega decide optar por el abandono y suben a las embarcaciones que nos rodean, nosotros con paradas continuas para reorientar llegamos tras 1 hora y 50 minutos a la embarcación de avituallamiento luchando contra la corriente, alli agarrados a la escalerilla tomamos agua dulce y un plátano que me sabe a gloria. Estamos en el punto mas alejado de la costa a unos unos 2 kms y veo en la distancia al Hotel Playa chiquito y me percato de dónde estamos y la locura en la que estamos metidos. La organización nos señala en Rota el edificio mas alto y nos dice que lo tomemos como referencia para la llegada a la meta, y hasta alli inicio la marcha, ya el cansancio es notorio y la técnica empieza a ser cada vez mas deficiente, pero el ver que la meta está cerca me anima a nadar sin parar y tras 40 minutos desde la parada alcanzo la orilla en 2 horas y 38 minutos y casi 7 kms de recorrido. Increible pero llegué, otra vez finisher!

Llegada a la Costilla  Finisher!!


Ahora toca nuevamente recrear mentalmente lo hecho y recuperar el hombro.